Imputaron por homicidio muy especialmente agravado al asesino del comerciante de Rocha

En primera instancia, el joven M.R.N de 20 años fue el principal testigo por el asesinato de Antonio Viera en Puerto de los Botes.

William Diallutto-SUBRAYADO

Luego de un vuelco increíble en la investigación, el joven pescador M.R.N, que fuera el principal testigo del hecho y que carece de antecedentes penales, fue imputado por la muerte del dueño del local comercial.

Su declaración inicial llevó a la detención de una mujer y dos hombres. Pero el titubeo del pescador en su testimonio hizo que la policía allanara su vivienda y encontrara elementos incriminatorios, enfrentado a los cuales terminó confesando el crimen.

Otro detalle insólito es que diez minutos antes de ser detenido, el joven brindó declaraciones a Willam Dialluto, corresponsal de Subrayado.

En la audiencia de formalización el joven fue imputado por un delito de homicidio muy especialmente agravado y permanecerá en prisión preventiva 120 días. Se le hará una pericia psiquiátrica y la investigación sigue en proceso.

La fiscal del caso brindó más detalles.

El asesinato se habría dado luego que los tres primeros detenidos se hubieran retirado, a causa de una discusión por $150 pesos que el joven le debía al hombre, lo cual habría desencadenado la reacción que terminó en un golpe que determinó su muerte.

Las pruebas incautadas fueron el taco de pool, el dinero robado y huellas dactilares del ahora imputado.

Las personas sindicadas en principio como culpables a causa del testimonio del hombre fueron liberados y brindaron su testimonio a Subrayado.

El caso

El joven pescador de 20 años que declaró como testigo protegido en el marco de la investigación del homicidio de un comerciante en Rocha, fue detenido como principal sospechoso del crimen.

El ahora detenido había acusado a una mujer y a dos hombres como los responsables de la muerte de Antonio Darío Viera Puñales, de 63 años, el propietario de un bar en Puerto de los Botes, localidad distante a unos siete kilómetros de la ciudad de Rocha.

La Policía realizó un allanamiento en la casa del pescador, ubicada frente al lugar del crimen, y allí encontró dinero ensangrentado y un taco de pool partido, igual al que faltaba del bar y que se presume se trata del arma homicida.

El joven fue detenido y junto a los tres acusados declararon este sábado ante la Fiscalía, que resolvió liberar a la mujer y a los dos hombres, luego de establecer que no tuvieron vinculación con la muerte del comerciante.

Compartir
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter